El concepto “psicosomático” desde el modelo biomédico  constaba, desde el  punto de vista etimológico, de dos partes bien diferenciadas: “psico” y “soma”. Por “psico” se entienden todos aquellos factores asociados a la esfera de lo “mental” como, por ejemplo, aspectos cognitivos o emocionales. A su vez, “soma” hace referencia a la faceta más “corporal”  vinculada a lo orgánico, a lo tangible.

Autores más recientes lo definieron como “el cuerpo que piensa” haciendo alusión a la “capacidad cognitiva” del sistema inmunológico, debido a la relación simétrica que  se produce  entre cuerpo y mente.

En la actualidad, en contraposición con el modelo biomédico, también se introduce una tercera dimensión que están interrelacionadas: habla de una realidad bio-psico-social. Se rompe con la concepción dicotómica y se da una visión dimensional de la realidad, donde “cuerpo”, “mente” y “ambiente” se relacionan en un continuo circular, dentro de una orientación sistémica, con mayor complejidad e interdependencia.

El estrés, la ansiedad, la angustia y el miedo son estados emocionales muy intensos que desencadenan numerosas respuestas a nivel corporal . Probablemente hayas oído alguna vez que personas a las que se les cae el pelo por que sienten estrés, o que les han aparecido reacciones cutáneas debido a la ansiedad. Esto quiere decir que un fenómeno psíquico es la causa de un fenómeno físico real. Si hablamos de otros casos de enfermedades más severas e incapacitantes, estaríamos hablando de trastornos somáticos.

Los trastornos “psicosomáticos”, a su vez, se diferencian en primarios y secundarios, de acuerdo con la presencia o ausencia de una predisposición o vulnerabilidad biológica, por la que  en caso afirmativo, sería necesario sumarle tratamiento farmacológico.

¿Cuales son los principales trastornos psicosomáticos que pueden darse o agravarse  debido a causas psíquicas?

  • Cefaleas tensionales
  • Fatiga crónica
  • Hipertensión arterial.
  • Enfermedades respiratorias: asma.
  • Trastornos gastrointestinales.
  • Enfermedades crónicas: diabetes.
  • Trastornos dermatológicos: acné, ezemas.
  • Insomnio
  • Inmunopatías: cáncer, enfermedades infecciosas.

¿Cuáles son los requisitos imprescindibles para el tratamiento?

Es fundamental no separar la “patología orgánica” de la disfunción inter e intrapersonal. Para esto, el paciente debe de ser capaz de expresar el motivo psíquico por el cual genera los síntomas; se facilita con el empleo de técnicas específicas para el tratamiento de la ansiedad, el estrés y la depresión.

El tratamiento psicológico, debe evitar también el reduccionismo y la minimización o negación de la parte somática, para centrarse en la psíquica, como causa de lo somático:

 “La mala evolución somática es el resultado de un conflicto psíquico, el cual consiste en que el área intra e interpersonal, se encuentra sin resolver”

Objetivos principales en la terapia:

Si estás en una situación en la que estás experimentando angustia e incapacidad para gestionar las situaciones que estás atravesando, consúltanos, estaremos encantadas de poder ayudarte a manejar las consecuencias de los problemas de salud. Desde la Terapia psicológica se pueden resolver estos conflictos tan comunes hoy en día para mejorar la calidad de vida.

 

[Cristina Rodríguez Pérez]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

 
WhatsApp chat